Google Maps

Guest Book
Pinchando aqui iras al
Libro de visitas

Otros errantes

Links interesantes

Archivo de Pensamientos

lunes, diciembre 12, 2005

 
Era el 10 de Diciembre, y los presos del castillo de Colditz tenian una oportunidad.

Durante unas pocas horas, la guarnicion de la prision estaria reducida y el comandante en funciones de la prision durante ese tiempo era conocido por ser bastante laxo en el tema de la seguridad... aparte de su aficion al whisky.

Los oficiales de las distintas nacionalidades alli reunidas... britanicos, americanos, polacos, franceses y holandeses sabian que disponian de 2 horas para conseguir que al menos 2 de sus presos lograran escapar de la prision y alcanzar la frontera suiza, ya que de esta manera la reputacion de la prision en el tema de la seguridad se veria seriamente dañada, forzando al cierre de la prision.

Todo daria comienzo despues la llamada a formar... a partir de ahi dispondrian de dos horas hasta que los refuerzos llegaran. Una vez formados y realizada la rutinaria revista, el tiempo comenzo a correr. Los holandeses fueron los primeros en moverse, y se dirigieron a la capilla, de la que salian con voluminosos bultos debajo de los abrigos... parecia que los rezos les proporcionaban alas... ya que bajo sus abrigos llevaban consigo numerosas cuerdas, imprescindibles para salvar las alturas de los muros del castillo, despues los polacos se dirigieron a los lavabos donde comenzaron a recopilar partes de sus equipos para la fuga, imprescindibles para conseguir llegar a la frontera suiza y sobrevivir al trayecto, en este caso brujulas y disfraces. Despues los franceses se encaminaron a las cocinas, donde obtuvieron alicates, mientras que los americanos fueron tambien a por cuerdas al almacen, mientras que los britanicos se dirigieron hacia el area de oficinas, donde conseguir los documentos y algun que otro pase para moverse con mas libertad dentro del recinto.

Los guardias, sorprendidos por tanto movimiento comenzaron a vigilar zonas conflictivas, colocandose un guardia en la cantina, junto al almacen, dificultando asi que los presos obtuvieran mas cuerdas, asi como que escamotearan viveres de la cantina. Tambien otro guardia se coloco en la entrada a los lavabos, ya que habia mucho movimiento por alli.

Eso dificultaba el movimiento dentro de las habitaciones y dado que muchas partes en el interior de las habitaciones eran pasillos estrechos, los presos debian entrar por turnos y de uno en uno en distintas salas. Los guardias reian al ver como los polacos taponaban en varias ocasiones el acceso a las habitaciones donde presumiblemente estaban obteniendo utiles de manera fraudulenta, incluso algun preso polaco recibio algun paquete de cigarrillos de manos de los guardias por tan graciosos momentos... lo que les hizo ganarse el calificativo de colaboracionistas y granjearse las iras del resto de presos.

Las cosas empezaban ser demasiado sencillas para los presos, y el comandante aleman, entre copa y copa de whisly, comenzo a ordenar registros de algunas habitaciones, pillando infraganti a algunos presos en su tarea de obtener recursos. Las celdas de detencion comenzaban a llenarse, y para evitar su salida de alli antes de tiempo un guardia se coloco en la puerta de las mismas. Pero pronto iba a darse el primer intento de fuga. Los polacos, reunidos en las oficinas, forzaron una de las ventas, y ayudados por cuerdas se descolgaron por la fachada del castillo, para luego volver a trepar las murallas del otro lado del patio y comenzar su carrera hacia la libertad. En total dos de los polacos se encontraban fuera del castillo, pero el mas rezagado fue capturado por los guardias alemanes, dejando asi el camino despejado para el otro polaco para que llegara a la frontera sin ninguna oposicion, ya que el guardia que perseguia a los fugados, tuvo que escoltar de vuelta al castillo al fugado capturado y el guardia mas cercano se encontraba muy alejado.

De todas formas, la seguridad del perimetro habia sido comprotida, ya que al volver el guardia con el preso fugado a los barracones, habia que redistribuirse, yendo el guardia de la puerta principal a cubrir el hueco de su compañero para perseguir al todavia fugado y el guardia del patio acercarse a la entrada.

Mientras, el polaco fugado no parecia tener mucha prisa, ya que no corria demasiado (corria el rumor de que su oficial estaba algo lisiado, y que se habian acostumbrado a seguirle el paso) y confiaba en su ventaja, asique el guardia de la puerta se fue aproximando a su posicion. Pero no fue suficiente ya que en esos momentos, otra fuga se estaba perpetrando, ya que por el patio central... uno de los franceses se habia descolgado por la fachada para alcanzar la puerta principal, ahora desprotegida y por el otro extremo del castillo, uno de los holandese intentaba alcanzar la alambrada, provisto de unos alicates.

Asi que viendo lo que estaba sucediendo, el comandante hizo sonar la alarma, y de los barracones salieron tres guardias a la entrada principal y otros tres mas hacia donde se encontraba el polaco fugado.

Viendo como estaban las cosas, el polaco llego finalmente al punto de huida, mientras que el frances intentaba una escapada a la desesperada, franqueando la puerta principal seguido a escasos metros de uno de los guardias, que como no disponia de la orden de tirar a matar, veia como poco a poco le iba ganando terreno. En los ultimos metros, el frances transtabillo y el guardia aleman recupero un poco de terreno, pero no fue suficiente ya que el frances alcanzo los bosques y desaparecio, rumbo a la frontera con suiza. El guardia, humillado, decidio no volver al cuartel por el momento, sabedor de que iba a ganarse todas las iras del comandante, por lo que deambulo por el terreno con la remota esperanza de dar con el fugado y no volver con las manos vacias.

Una vez la noticia de que habian conseguido la fuga se propago dentro del recinto, las esperanzas renacieron entre la poblacion de presos del castillo, y de nuevo uno de los polacos salio detras del holandes por el mismo lugar, asi como uno de los britanicos volvia a descolgarse por la fachada y atravesando el patio, desaparecia en las frias aguas del foso que rodeaba el castillo, para reaparecer en la orilla contraria y continuar la fuga.

El Castillo de Colditz se habia convertido en el Castillo Gruyere.

Vista la situacion, el comandante aleman decidio salir de su despacho para tomar cartas en el asunto, justo a tiempo de ver como uno de los presos holandeses se descolgaba por la fachada, atravesaba el patio y se introducio en su coche, para salir volando hacia la puerta principal... pasando sin ningun percance entre los guardias que pensaban que era el comandante quien estaba al volante y no uno de los presos.

El holandes condujo velozmente hacia la frontera, por el mismo camino que habia seguido su compañero frances hacia unos minutos, y casi se lleva por delante al guardia que se habia quedado alli y que finalmente habia decidido volver al castillo. Esto fue suficiente para que el holandes perdiera un poco el control y rompiera uno de los ejes del coche, empotrandose contra un arbol a un par de metros de la frontera. Los gritos del otro lado de la frontera animaban al fugado a proseguir su camino, pero nada salio del amasijo de hierros que era ahora el flamante coche del comandante. Despues de unos minutos, parecia claro que el golpe habia sido mortal y que el holandes habia fallecido en el choque a un par de metros de la libertad. El guardia que estaba por alli, decidio examinar el accidente, y por lo menos echarse algunas flores encima, al decir que el habia sido el responsable de la detencion del fugado holandes.

Esto pasaba a este lado del castillo, mientra por el otro, y usando los alicates, uno de los polacos y otro de los holandeses intentaban su fuga por aquel lado. El guardia les perseguia de cerca, mientras que el polaco se iba quedando detras del holandes, por lo cual cuando el guardia finalmente les alcanzo, redujo al polaco mientras el holandes volaba hacia suiza.

Quedaba poco mas de media hora para que llegaran los refuerzos y ya se habian fugado un polaco, un holandes y un britanico, y se habian frustado otros tres intentos de fuga. De momento la situacion era salvable, pensaba el comandante, cuando le informaron de que otro frances habia escalado los muros y se dirigia hacia la alambrada. Intentando ordenar a los pocos hombres que le quedaban que atraparan al fugado... llego un segundo guardia a informar que lo unico que habian podido encontrar del frances fugado fue unos girones de ropa enganchados a la alambrada... un nuevo fugado. El comandante paseaba por la zona de fuga de la alambrada cuando debajo de el escucho golpes y movimiento de tierra... un tunel!
Efectivamente, uno de los americanos huia hacia la libertad desde el tunel que comenzaba en la capilla y ordenando a los hombres que fueran a buscarle se dirijio hacia la entranda al recinto de los reclusos para ver la situacion de cerca. Llegando a la puerta, se encontro con que un guardia hablaba con un recluso britanico que tenia un pase que le permitia la estancia en el patio, cosa un poco extraña y por eso el guardia le habia retenido. El comandante se acerco al guardia y examino el pase... que estaba firmado por el! El nunca habria firmado un pase como ese, asi pese a las muchas ganas de desenfundar la lugger y descerrajarle dos tiros al britanico, ordeno al guardia que lo metiera en las celdas de detencion. Por fin algo parecia estar saliendo bien.
En esos pensamientos estaba cuando otro britanico aparecio por la puerta y con la cara desencajada y preso de una furia y vitalidad sobrehumanas, habia echado abajo la puerta y corria como alma que lleva el diablo en direccion a la entrada principal. No hubo manera de conseguir detenerle y prosiguio su loca carrera hacia los bosques. El guardia que aun estaba cerca de los restos del coche tuvo tiempo para apartarse un poco antes se ser arrollado por el britanico, y girandose contemplo como de repente aquel hombre se detenia y caia al suelo, con las manos apretandose fuertemente el pecho. El guardia se acerco a inspeccionarle... estaba muerto, parecia un infarto.
El guardia, con la plena conviccion de que la fuga del frances quedaria olvidada con la detencion del holandes al volante del coche del comandante y del britanico, volvia contento hacia el castillo cuando, una vez mas, otro preso ... en este caso un americano intentaba la huida por la puerta principal, presa de la misma locura que hacia escaso minutos poseia al britanico.
Se afianzo en su posicion para detenerle, pero no fue necesario ya que al intentar esquivarle piso sobre un pedrusco, trastabillando y cayendo por el terraplen. Momentos antes de que el guardia aleman pudiera acercarse al desnivel, escucho un seco golpe... que momentos despues supo que lo produjo el americano al chocar contra las piedras del fondo... era imposible que alguien sobreviviera a ese golpe.

Reanudando de nuevo la marcha al castillo, esta vez se topo con otro preso polaco, que junto a otro holandes huian desesperados hacia su posicion. Esta vez si que tuvo que lanzarse hacia un lado para no ser arrollado por los dos fugados en su loca huida... que finalizo momentos despues al aparecer el transporte anfibio con las tropas de refuerzo por una curva y estar los dos presos pendientes de sus perseguidores. No tuvieron siquiera tiempo para gritar, fueron atropellados por el camion, que detuvo su marcha unos metros mas adelante, suficiente para comprobar que ambos fugados habian quedado literalmente aplastados por el paso de las orugas.

En vista de la cantidad de cuerpos inertes que se daban cita en el mismo lugar, el guardia, alterado por la euforia del momento, ordeno a los recien llegados que cavaran una fosa en un lado del camino... lo suficientemente grande para que albergara los cuerpos del holandes del coche del comandante, y de los cuerpos de los cuatro ultimos fugados, el britanico, americano, polaco y holandes.

"Solo me falta un frances", se jactaba el guardia con sus compañeros recien llegados... cuando por el camino aparecio de nuevo otro fugado a la desesperada que corria por el camino. Los guardias tomaron posiciones, pero el guardia que llevaba alli mas tiempo les dijo... no os preocupeis, si se matan ellos solos.... las risas estallaron en el batallon, cuando el frances sorprendido por la falta de respuesta de los alemanes, acelero la marcha, sin percatarse que iba directamente a la recien excavada fosa comun.

El frances cayo a plomo en la fosa, sobre los cuerpos inertes de sus compañeros, con terribles dolores en las piernas, que al medio incorporarse vio, aun medio conmocionado por el golpe, que habian quedado en una fea postura y que probablemente estarian rotas.

Asi descubrio como caia la primera palada de arena, seguida de muchos mas... mientras las risas de los captores se iban atenuando debido a la arena con la que estaban cerrando la fosa...



Esta es la transcripcion libre y medio novelizada de la partida de La Fuga de Colditz que se desarrollo en la noche del sabado 10 al domingo 11 de diciembre, desde las 3:00AM hasta las 5:00AM, durante la RAM de Valladolid, en la que jugamos Capitan Napalm (holandeses), Fahss(Polacos), Hetoo (franceses), Chito (Americanos), Impe(britanicos) y un menda (alemanes).

Con absoluta seguridad, fue la mejor partida de mesa que he jugado jamas.

7 comments


Cosas que quiero



Frases Memorables
Te estas empezando a molinizar.

Hetoo, sobre la piscina...

Ultimos Post


Mis Juegos
Aqui puedes ver mi colección







Powered By Blogger TM   

webcounter